lundi 22 septembre 2014

SAFE JOURNEY, DEAR FRIEND AND SPIRITUAL LEADER CHA KO KA



Elisa Herández  from the Newspaper Vanguardia
MÚZQUIZ.- Le atribuían el don de la adivinación, y Chakoka Anico Manta, jefe espiritual de la tribu Kikapú, falleció la madrugada de ayer, 16 de Septiembre, después de que en varias ocasiones previó que moriría un día especial de 2014.
Chakoka, de 83 años de edad, murió debido a problemas renales y coronarios que padecía, y de los que había sido atendido en una clínica de Austin, Texas, pero por sus costumbres y creencias, no permitió que se le amputaran varios dedos del pie. 
Patricia Carrillo, coordinadora de Actividades Cinematográficas de la Secretaría de Cultura del estado y amiga de Chakoka, el jefe de los kikapú mencionó en repetidas ocasiones que su muerte sucedería este año y en “un día especial”. 
La mañana de ayer la tribu kikapú celebró una ceremonia fúnebre para posteriormente realizar un ritual de velación al que estuvieron invitados amigos cercanos al jefe.
Es la primera vez en la historia de esta comunidad que el funeral de un guía espiritual permite la presencia de personas externas a la tribu.
Chakoka Anico fue un hombre sumamente inteligente, alegre, sabio y con un excelente sentido del humor. 
Será recordado por haber logrado el reconocimiento de la tribu kikapú entre el gobierno y la misma sociedad, especialmente el respeto por la tradición de la cacería del venado que durante décadas les acarreó conflictos con las autoridades.
“Hoy estamos muy consternados por la muerte del amigo Chakoka Anico, una gran persona, un gran amigo, un gran líder que siempre quería que su etnia estuviera en mejores condiciones” dijo Alfredo Jiménez, amigo del fallecido y líder de los ganaderos de Múzquiz.
“La muerte de Chakoka fue a las 3:51 de la mañana, a mí Oresmo (uno de sus 10 hijos) me avisó alrededor de las 5 de la mañana para que yo lo hiciera público”. 
El gobernador Rubén Moreira lamentó el deceso de Anico Manta a quien dijo que podría hacérsele un homenaje, si lo permite la tribu. 
“Su deceso entristece a Coahuila”, dijo, “Él no era solamente el líder espiritual de la tribu, sino también un símbolo de la riqueza étnica de nuestro estado”.
Defensores de Coahuila
Staff
Habitantes de “El Nacimiento”, municipio de Múzquiz, los Kikapú son, junto con los Mascogos, desde la Colonia, los únicos grupos indígenas en Coahuila, estado al que defendieron de otras tribus.
Los kikapú son una tribu que habita tanto en México como en Estados Unidos, donde ocupan reservaciones en Oklahoma, Kansas y Texas.
Desde hace 14 años Chakoka Anico representaba a los 5 mil kikapú de ambos países. En El Nacimiento viven mil personas en ciertas épocas.
En el siglo 18, el rey Carlos III de España, les cedió terrenos en Coahuila. Tras la Independencia, Guadalupe Victoria los dotó de tierras en Texas.
En 1852, el presidente José Joaquín Herrera los ubicó en Múzquiz, con el compromiso de combatir a los apaches y comanches en la región.
Benito Juárez ratificó la autorización, y en 1919 Venustiano Carranza les regaló 7 mil hectáreas.

From Zocalo
LA TRIBU

La tribu kikapú a la fecha suma 5 mil integrantes. Dispersos entre Coahuila e Eagle Pass, los kikapú procuran interactuar con mexicanos y americanos. Con todo y los avances tecnológicos, la transculturización y la globalización, mantienen sus costumbres.

Si bien el pueblo depende de la ayuda de los gobiernos estatal y federal para infraestructura, en cuestiones como carreteras, drenaje o electrificación, el pueblo siempre ha decidido sobre su formación escolar, espiritual, cultural y sus leyes.

El Nacimiento es el lugar en el que la tribu se reúne para llevar a cabo las prácticas de su religión. En su territorio sagrado son protegidos por ellos mismos y por los habitantes de Múzquiz, que los cobijan como un tesoro ancestral.

“Todos conocen a los kikapú, saben que aquí vivimos, que aquí estamos y que también nos vamos; saben que somos una tribu, pero no todos conocen nuestras ceremonias, si no es kikapú no puede saber más”, asevera Chakoka.

De los 5 mil indios con vida nómada, el 60% son mujeres y el 40% varones. Sin importar su género, el jefe de la tribu asegura que no han sido víctimas de la discriminación
THANKS FOR EVERYTHING YOU DID FOR US..WE WILL REMEMBER YOU